junio 13, 2019

Historia del Barrio Rojo de Ámsterdam

El Barrio Rojo de Ámsterdam es bien conocido en todo el mundo por su enfoque legalizado bastante único del entretenimiento para adultos. Los cafés de cannabis, los burdeles y los clubes de striptease ahora abundan a partir de una historia tumultuosa, pero fascinante, de legalización y demonización de los servicios para adultos.

Lo que ahora se conoce como el Barrio Rojo comenzó a lo largo de las orillas del río Amstel alrededor del siglo XIII. Está ubicado en una zona conocida como De Wallen, así llamado por los muros construidos a lo largo del río, que incluían puertas que podían abrirse o cerrarse para evitar inundaciones. En los tiempos modernos, De Wallen es principalmente tierra, pero originalmente el área estaba situada muy cerca de los muelles, lo que la convirtió en un área popular para comerciantes, marineros y prostitutas. Esto llevó al área a desarrollar su reputación que ha persistido en algún estado a lo largo de los siglos.

La prostitución ha sido legalizada y criminalizada de diversas formas a lo largo de la historia del Barrio Rojo. Uno de los puntos de inflexión más notables históricamente ocurrió a fines del siglo XVI en lo que se conoce como la revuelta holandesa. La revuelta abarcó muchos eventos que abarcaron 80 años (y a veces se la conoce como la Guerra de los Ochenta Años) pero el resultado para el Barrio Rojo fue que los protestantes victoriosos prohibieron la prostitución. El trabajo sexual continuó, pero llevó a la clandestinidad a lo que era un comercio tácitamente aceptado.

 

Napoleón y el Barrio Rojo

La prostitución continuó de forma informal y clandestina hasta que Napoleón conquistó el área a fines del siglo XVIII. Bajo el dominio napoleónico, la prostitución se legalizó y se establecieron regulaciones adicionales. Napoleón era un poderoso líder militar y no quería que las prostitutas transmitieran enfermedades a sus soldados. Se promulgó un sistema de registro y se introdujeron controles de salud obligatorios para ayudar a prevenir la propagación de enfermedades, principalmente la sífilis, que no tenían cura en la actualidad.

Aunque el gobierno napoleónico duró poco, no fue hasta 1911 que se produjo el siguiente cambio importante en la historia del Barrio Rojo. La prostitución siguió siendo legal, pero los burdeles fueron prohibidos, lo que obligó a que el comercio se realizara nuevamente en las calles. Se desarrolló un sistema inusual que ayuda a explicar por qué el Barrio Rojo es famoso hoy por sus prostitutas que anuncian sus servicios detrás de grandes ventanales. A las prostitutas se les prohibió ofrecer sus servicios en las puertas, pero la policía les permitió pararse detrás de una ventana con las cortinas corridas, mirando a través de pequeñas aberturas en busca de clientes.

Durante el resto del siglo, esta práctica un tanto extraña continuó evolucionando a medida que las actitudes se relajaban lentamente una vez más. Las mujeres comenzaron a mostrar más a través de las cortinas para atraer a los clientes, hasta el año 2000, cuando los burdeles fueron legalizados nuevamente. Hasta el día de hoy, los burdeles están registrados legalmente con el gobierno, al igual que las prostitutas que alquilan habitaciones en los burdeles como contratistas independientes.

 

El Barrio Rojo hoy

De Wallen Amsterdam

El proyecto 1012 se lanzó en 2007 y recibió su nombre del código postal de la zona. Su objetivo era mejorar la reputación sórdida del área e incluía proyectos de gentrificación que trajeron nuevos negocios, como restaurantes, cafés y boutiques, e intentaron eliminar el crimen. Aún existían burdeles, pero su número se redujo significativamente.

Esto llevó a que las prostitutas salieran a las calles en protesta en 2015 en oposición al cierre del gobierno de tantos burdeles de ventana. Desde entonces, algunos burdeles de ventana han vuelto a abrir y otros han cerrado. Existen varias iniciativas, como My Red Light, que tiene como objetivo capacitar a las prostitutas para que administren sus propios burdeles de ventana mientras se mantiene alejado al crimen organizado.

Hoy en día, el Barrio Rojo es conocido mundialmente como uno de los lugares más seguros para llevar a cabo la prostitución legal, con patrullas policiales regulares, registro obligatorio y chequeos médicos que ayudan a mantener el área segura tanto para las prostitutas como para los clientes.

¡Hola! ¿Esto te ayudó? ¿Estás dispuesto a ayudarnos? Por favor, comparta esto en su social preferido, ¡¡muchas gracias!! 🙂

Couponcode: bye2020

 

Book online, by phone or mail.

Great discount on the best Boutique hotel in Haarlem